Sistema de amortización Frances

El cuadro de amortización en los préstamos

Durante varios artículos hemos explicado muchos conceptos sobre préstamos, como los tipos que existen, documentación necesaria, etc….

Hoy vamos a explicar un concepto económico que afecta a mucha gente, y es el sistema de amortización francés, que es el sistema que se usa en las hipotecas.

Si ha observado un cuadro de amortización, verá como destaca que en los primeros años de la hipoteca se pagan mucho más intereses que capital, y al final del préstamo es precisamente al revés, los intereses pagados son muy bajos y casi todo lo que se paga es capital.

Esto no es ningún capricho de las entidades bancarias o financieras, si no que responde a la consecuencia lógica de tener cuotas constantes, y se denomina sistema de amortización francés.

Para calcular la cuota mensual de un préstamo y la relación entre amortización e intereses de cada cuota necesitamos conocer: el capital prestado, el tipo de interés aplicado y el tiempo de vida del préstamo. Pero, en el sistema francés, queremos que todas las cuotas sean iguales, desde la primera hasta la última , y aquí está la clave, que cada mes hay que pagarle al banco o entidad financiera los intereses por el préstamo que queda por amortizar. Por tanto, como al principio de la vida del préstamo tenemos mucho capital por devolver, los intereses son más altos que cuando avanza el tiempo. Y como queremos que la cuota sea constante, pues al principio no podemos amortizar tanto capital, puesto que tenemos que pagar los intereses obligatoriamente.

Si durante toda la vida del préstamo el tipo de interés no varía, pagaremos por tanto siempre la misma cuota. Cuando el préstamo es de interés variable, la cuota se ajustará al nuevo tipo de interés, aumentando la cuota si sube el interés y bajando la cuota si el interés baja.

Por poner un ejemplo, si tenemos un préstamo de 10.000 euros a 10 años con un tipo de interés del 10%, las cuotas mensuales serían de 132,15 euros. El primer pago correspondería a 83,33 de intereses y el resto, 48,82 a amortización, sin embargo en la última cuota los intereses serían de 1,09 y el resto, 131,06 de capital.

La forma de calcularlo es fácil. Al ser un interés anual, el 10% de 10.000 euros son 1000€, que al dividirlo entre las cuotas anuales, es decir 12, nos da un importe de interés mensual  de 83,33 euros. Por lo tanto en la primera cuota pagaremos ese interés, quedando el resto de la cuota como capital. En cambio en la última cuota nos queda por amortizar 131,06 que al 10% anual arroja un interés anual de 13,11 y mensual de 1,09 euros.

Este sistema de cuota fija, se hace así debido a que si quitamos la restricción de la cuota fija, al ser un requisito imprescindible pagar siempre los intereses que queden pendientes nos daría una cuota inicial muy alta, en nuestro caso expuesto serían de 166,67 euros y una última de tan solo 84,43 euros. Justo lo contrario de lo que quiere la gente, cuotas altas al principio y bajas al final de la vida del préstamo. 

Analista en Créditos Online

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twelve − three =