Necesito Dinero

¿Por que podemos necesitar dinero?

¿Has escuchado más de una vez la frase “necesito dinero? Seguro que si, y más de una y de dos veces.

La crisis se deja sentir, lo cierto es que la renta per capita de los españoles ha bajado tanto que las familias españolas han visto como su nivel de vida ha caído en picado en los últimos cinco años.

  A día de hoy ante los imprevistos del trabajo como las bajadas salariales, los expedientes reguladores de empleo o, peor aún la pérdida del empleo ha ocasionado que muchas familias sean incapaces de apretarse más el cinturón y gasten más dinero del que perciben.

Los múltiples gastos comunes del mes como agua, luz, gas, comunidad, hipoteca etc… obliga a muchas familias a lidiar con estos gastos, apurando y endeudándose al máximo, muchas de ellas viviendo con verdadera angustia y precariedad, esperando a una llamada en la puerta para que les digan que les cortan algún suministro o que deben abandonar la vivienda.

Este es el caso más dramático a la hora de necesitar  obtener dinero, pero otras veces el problema es puntual, un imprevisto, como una avería de algún electrodoméstico o vehículo, el pago de matrículas o material escolar o simplemente una compra que no podemos evitar, y que viene a dar al traste con nuestro precario presupuesto

¿Qué opciones hay ante una necesidad de dinero? El banco, una empresa de las que ofrecen dinero rápido… ¿Quién me lo puede prestar? ¿Qué me hará falta? ¿Cuánto me costará?

Por supuesto la mejor opción es siempre acudir a amigos y familiares cuando se está en un apuro económico. Es lo más seguro y económico pero no siempre es posible. Si eres uno de los afortunados que aún tiene trabajo y nómina puedes pedir un adelanto de la nómina del mes en curso o de la paga extra, ya que las empresas tienen la obligación legal de entregar al empleado que se lo pida la parte del salario correspondiente a los días que lleva trabajados del mes (aunque aún no haya terminado) y la parte proporcional de la paga extraordinaria.

 Incluso algunas empresas tienen departamentos de préstamos a empleados a intereses más bajos que los del mercado.

 Otra opción sería de tirar de la cuenta hasta dejarla en números rojos, es una medida cara, pues los bancos pueden cobrar comisiones por reclamación de posiciones deudoras.

También se puede lo que vulgarmente se llama tirar de la tarjeta de crédito que además de posponer el pago del bien hasta el mes siguiente, la tarjeta de crédito ofrece otras posibilidades como fraccionar el pago en varios meses o sacar dinero a crédito. Una última opción con los bancos sería la petición de préstamos personales, pero hoy en día ante la crisis son difíciles de obtener sobretodo si tenemos un historial crediticio malo (hemos dejado de pagar alguna cuota de préstamos o tarjetas) o estamos en algún listado de morosidad como ASNEF o RAI.

Los cambios laborales no suelen gustar a los bancos, donde suelen exigir contratos indefinidos y antigüedad superior al año. Tampoco les gusta  a los bancos tener un pasado de endeudamiento alto como por ejemplo poseer muchas tarjetas de créditos.

Ante la dificultad de obtener dinero con las opciones antes mencionadas, muchas empresas de capital privado se han convertido a día de hoy en las entidades que ofrecen y donde es más fácil de obtener un préstamo. Son entidades más dinámicas que los bancos y se ajustan rápidamente a las necesidades de los clientes y a los vaivenes bursátiles y a las necesidades del mercado. Por ello, estas entidades ofrecen múltiples tipos de préstamos según las necesidades del cliente, desde préstamos de pequeña cuantía sin ningún tipo de aval hasta préstamos de cuantía elevada con garantía hipotecaria.

Créditos Online y Créditos Rápidos