Microcreditos

Micropréstamos y Minipréstamos. La solución al corto plazo

Los Microcréditos son una solución de dinero rápido ideal para aquellas personas que necesitan una pequeña cantidad de dinero en un momento puntual, como un gasto imprevisto como una reparación urgente, la compra de un electrodoméstico o una factura inesperada, así como darse un capricho con un viaje, unas minivacaciones o algún tipo de celebración.

El sufijo mini ya dice mucho de estos préstamos, que en este caso tiene dos significados. Mini por ser préstamos de pequeña cuantía y por ser préstamos de devolución en corto tiempo. Esta dualidad de estos préstamos ha provocado que a día de hoy tengan una alta demanda debido a la crisis económica donde los bancos dan pocos créditos debido a que han elevado mucho las garantías para poder acceder a ellos.

 Sin embargo los microcréditos al ser préstamos de poca cuantía son asumibles por el consumidor y fácilmente los va a devolver. Y al devolverse en un período corto de tiempo, el consumidor puede volver a pedir otro nada más lo devuelve, ya que en un breve periodo de tiempo queda limpio de cargas crediticias e inclusive podría optar a otros tipos de préstamos.

Otra característica importante de los micropréstamos es la agilidad de la tramitación.

 Son créditos que apenas requieren documentación y la mayoría se piden a través del teléfono o de portales de Internet donde el cliente deberá facilitar por teléfono o de rellenar una solicitud en la página web con sus datos personales, datos de contacto y situación financiera principalmente.

 Una vez se envía la solicitud obtendremos una respuesta inmediata del proceso y si el resultado es favorable inmediatamente realizan una transferencia a la cuenta bancaria del cliente. Por eso son préstamos muy convenientes para aquellas personas que deben afrontar un gasto inesperado y necesitan el dinero urgentemente.

Una de las características más importantes de los minipréstamos, es que al ser de pequeña cuantía, apenas requieren de exigencias de avales. Muchos de ellos se pueden pedir estando en algún listado de morosidad tipo RAI o ASNEF.

Otros no nos exigen tener contrato laboral fijo, o incluso no tener nómina. La mayoría de autónomos pueden acceder a estos tipos de préstamos, cuando normalmente les ponen muchas trabas para obtener préstamos de otro tipo como los personales.

Resumiendo, es un préstamo que se caracteriza por ser de poca cuantía, se devuelven en un corto periodo de tiempo, se tramitan en apenas horas sin apenas documentación obteniéndose el dinero rápidamente y no requieren de casi avales.

Analista en Créditos Online